El uso de la espada como arma personal de defensa y ataque ha acompañado

a la humanidad desde tiempos remotos, pero es en Japón donde adquirió una

dimensió más cultural durante la época de los samurais, quienes la llegaron a

considerar su "alma". Fue en ese país a partir del año 1600, durante el periodo

conocido como Edo, cuando diferentes escuelas de sable comenzaron a

incorporar protecciones corporales y espadas de bambú para los entrenamientos,

evitando lesiones y mejorando con ello la velocidad y la técnica en el combate real.

Al ser la espada el principal arma de los guerreros medievales en Japón, las

técnicas de su manejo influenciaron la manera de entrenar y practicar el resto de

artes marciales hasta nuestros días.

 

 

 

 

Actualmente, el Kendo es un arte marcial federado, mundialmente conocido

y practicado por millones de personas.


En España se introdujo en la década de 1970 y en los últimos años su crecimiento

ha sido exponencial, perteneciendo aquí en Madrid a la Federación Madrileña de Judo y Deportes Asociados y contando con campeonato autonómico y nacional propios. Gran parte de este auge se debe a la espectacularidad visual de su ejecución.

 

 

Como disciplina, el Kendo es una actividad recomendable para ambos sexos y todas las edades por los múltiples beneficios que aporta. En el plano psicológico y social ayuda a:

 

  • Desarrollar un profundo respeto hacia uno mismo y los demás.

  • Proporciona autoconfianza, concentración y espíritu de superación.

 

En el plano físico es uno de los deportes más completos al ejercitarse la práctica totalidad del cuerpo, es muy aeróbico y cardiovascular, potencia los sentidos, el equilibrio y la coordinación.


Además, a su práctica se añade el componente emocionante de la adrenalina, al ser el deporte de contacto más seguro gracias al alto nivel de protección del equipo.


El trabajo dinámico con armadura se complementa con técnicas de Iaido o manejo de la espada mediante katas.

¿Qué es el Kendo?

El significado de la palabra Kendo en japonés (ken: espada y do: camino) es literalmente "el camino de la espada", y es un arte marcial de competición que aúna la espiritualidad con el deporte, en el cual se utiliza una armadura y un sable de bambú.